Fuente

El recorte en el presupuesto podría perjudicar seriamente el funcionamiento y la autonomía universitaria, dicen.

Cuatro miembros del Consejo de Educación Superior (CES) expresaron su preocupación ante el anuncio realizado por el Gobierno de recortar 32 millones de dólares de las asignaciones que entrega el Estado a las universidades de posgrado: la Andina y la Flacso.

Los consejeros Ximena Díaz, Rocío Rueda, Agustín Grijalva y Germán Rojas, a través de un comunicado, señalaron que les preocupa “que esta posible decisión presidencial viole la autonomía financiera de estas universidades públicas”.

Sostienen que esto puede llegar a constituirse “en un serio condicionante de la autonomía académica y en un grave y amenazante precedente para las demás universidades y escuelas politécnicas del país, cuyas rentas también están aseguradas por la Constitución y la Ley”.

Preocupación

En la Flacso, los estudiantes están “en la tarea de recopilar la mayor información posible” sobre el tema, antes de adoptar una postura. “Deseamos desde la discusión franca y fundamentada construir desde el estudiantado una postura relativamente cohesionada”, indicó el Comité que los representa.

Su rector, Juan Ponce, no estuvo disponible ayer para una entrevista, pero los alumnos están convocando a reuniones con los docentes y a los trabajadores de la institución “para abordar este asunto, que es de la mayor importancia”, sostienen.

Los estudiantes de la Andina, de su lado, tampoco han consensuado una postura al respecto, sin embargo, días atrás el rector encargado, Jaime Breilh, mencionó que está dispuesto a entablar diálogos con el Gobierno para evitar el recorte del presupuesto.

Perspectiva

Arturo Villavicencio, expresidente del Consejo Nacional de Evaluación y Acreditación de la Educación Superior del Ecuador (Conea), sostiene que ese recorte no puede darse “por una simple voluntad o disposición del presidente, (Rafael) Correa”.

Señaló que cualquier ajuste debe ser aprobado por el CES y recordó que el subsidio estatal permite que la Andina y Flacso puedan otorgar becas a los estudiantes (hasta un 70% de ellos) para maestrías y posgrados.

Este Diario envió un pedido de información sobre este tema al organismo, pero hasta el cierre de esta edición no hubo una respuesta. Mientras, Villavicencio pronosticó que se viene un problema mayor para todo el sistema universitario del país, en vista de la crisis económica (Ver nota adjunta). (RVD)


‘Universidad en crisis’

El expresidente del Conea Arturo Villavicencio manifestó que el sistema universitario “está entrando en una crisis económica muy grande” producto de la situación que afrontan las finanzas del país.

Y es que los recursos de estas instituciones provienen del 11% de lo que se recauda por el Impuesto a la Renta (IR), el 10% de los recursos que se obtienen por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y el 5% del tributo que se cobra a la explotación de recursos minerales.

Villavicencio explicó que, en virtud de que la recaudación de los tributos bajó un 17% entre enero y febrero de este año, en relación a iguales meses de 2015, se avizora un ajuste en las finanzas de estas instituciones.

“Yo supongo que, en el mejor de los casos, este fondo de las universidades como está atado a las recaudaciones disminuirá entre un 15 o 20% por la crisis económica. Ese es el problema que yo le veo para las universidades, es decir, van a tener que hacer recortes en sus presupuestos”, dijo.

El fondo fue establecido en 1996 mediante Ley del Congreso Nacional, con el propósito de garantizar rentas fijas para estas instituciones, y es el CES el organismo que se encarga de su distribución.